Las cosas claras y la cerveza… ¿fría?

 

La cerveza se ha convertido en algo más que una bebida fermentada, para los beerlovers es una forma de vida. Con ella nos juntamos, compartimos charlas, experiencias, debates, espectáculos deportivos y un sinfín de etcéteras. Valoramos la birra y su sabor, así como la variedad que nos ofrece para cada momento.

Aquí entran en juego varios aspectos, de entre los cuales, la correcta temperatura de la cerveza y el tiraje adecuado resultan cruciales para despertar en la receta los matices que la hacen única. Éste es mi propósito en el artículo de hoy, ofrecerte unas pinceladas sobre tales condiciones (imprescindibles a mi juicio) para disfrutar por entero al cervecear. ¿Comenzamos?

Antes de nada, comentar que cada estilo precisa de unas condiciones diferentes: hay que conocerlas para no estropear el producto, aspecto que traerá tristes consecuencias para nuestro paladar o, en su defecto, en nuestra concepción para con esa variante cervecera.

Al existir muchos tipos de birra (¡y cada vez más!) no siempre es sencillo acertar. Por ello, en caso de duda, no temas en preguntar al responsable de tu local de confianza y profesionales.

 

Temperatura de servicio por estilo de cerveza

 

Dentro del extenso mundo cervecil, que ya conocemos, tres son las grandes familias que aglutinan las diferentes variedades de cerveza: Ale (alta fermentación), Lager (baja fermentación) y las conocidas como de Fermentación espontánea (Kriek, Lambic y Gueuze). A cada grupo le corresponde un tratamiento concreto, para evitar el deterioro del producto y un consumo poco recomendable:

 

Temperatura de la cerveza

 

LAGER: podría decirse que es el estilo internacional por excelencia. No en vano, las grandes marcas lo han utilizado como bandera para refrescar gargantas con ahínco, desde el siglo pasado (y anterior, inclusive). Si lo unimos al mensaje de bien fría, tenemos la receta perfecta para un modelo de negocio seguro. No obstante, tampoco es necesario escarchar la cerveza… ¿verdad?

Una buena temperatura de servicio para las cervezas de tipo lager responde al baremo entre los 2º y 5º aproximadamente, más que suficiente para reconstituir nuestras fuerzas sin dudar sobre la naturaleza del contenido en el vaso. En este grupo se incluyen estilos como:

 

Pilsen: toma el nombre de la localidad checa con el mismo nombre y data del año 1842. Por aquel entonces, la fuerte demanda de Pale Ale generó una gran producción de birra ligera y fácil de consumir, siendo la original de Pilsner (Pilsner Urquell) la que aprovechase con fuerza la tendencia del momento… ¡Y perdurase hasta nuestros días!

Como características principales, prioriza un color dorado intenso en aspecto, coronada por una cremosa capa espumosa. En aroma se aprecian notas al lúpulo Saaz, original de Rep. Checa, así como recuerdo a caramelo en boca.

Del mismo modo, existen otras variedades de Pilsner Checa o Bohemia, ligeras y potentes, a disposición del aficionado. Su máximo exponente puede ser, quizás, el establecimiento cervecero U Fleků (que te recomiendo visitar), uno de los más antiguos del mundo y con receta propia.

 

Dunkel: considerada como el primer estilo lager en la historia, surge a partir de la cerveza roja en torno al S. XVI. Originalmente se utilizaba malta con tonalidad ámbar de la ciudad de Múnich. Entre sus características el aroma maltoso y sin presencia de lúpulo, el recuerdo a toffee y galleta o regusto a cereal.

 

Märzen: su popularidad viene más allá del mítico anuncio de Luis Tosar. Para ello hay que remontarse a finales del S. XIX, cuando se probó con una nueva dinámica cervecera; incluir el excedente de lúpulo y malta en la receta en primavera, para producir lotes antes del verano (cuyas temperaturas imposibilitaban una producción constante). Al desarrollarse tal actividad alrededor al mes de Marzo, se popularizó como Märzen bier.

 

Doppelbock: Su origen está estrechamente relacionado con la marca Paulaner, cuando aún era elaborada en un entorno monástico. Debemos retroceder hasta inicios del S. XVII, cuando la cervecera artesanal sacó una cerveza de nombre Salvator, de cuerpo fuerte y pesada.

A inicios del S. XX, la empresa Paulaner, convertida ya en gran empresa y alejada de la tradición monacal, recuperó el nombre para producir la receta que todos conocemos y observamos en las grandes superficies. Actualmente, se nos presenta una receta menos fuerte en cuerpo, aunque con mayor contenido alcohólico. De modo que, saboréala con responsabilidad.

 

Temperatura de la cerveza

 

 

ALE: potentes recetas cargadas de sabor, matices ¡Y alcohol! Sus características resaltan más que en el caso de las ale, dada su elaboración, que permite aflorar notas afrutadas, cerealistas o, simplemente, dulces. Su aroma también resulta embriagador en la mayoría de ocasiones.

La razón de su aparición en nuestras vidas surge en las Islas Británicas, como una propuesta poco gaseosa y siguiendo la tradición ancestral para una bebida considerada regalo de los antiguos dioses. Para sacar partido a su extensa propuesta sensorial, mantener una temperatura de servicio entre los 6º y 8-9º resultaría ideal.

Andrew Borde, médico y escritor de origen galés, se refirió a las Ale en su obra A Compendious Regiment or a Dyetary of Helth (1542) como:

 

La ale debe ser así, debe ser fresca y clara, no debe ser mohosa ni ahumada, ni tampoco tener verrugas o posos.

 

De entre la amplísima variedad que conforman las Ale, citaré sus ejemplos más clásicos:

 

English Bitter: se trata de un tipo de cerveza evolucionado de las Pale Ale, con el objetivo de hacerla más bebible ligera y, por tanto, apetecible para un consumo diario, inclusive. El maestro Mosher nos indica que es preferible, además, consumirla directamente de la barrica para aprovechar todas sus propiedades, amén de poder apreciar su sabor por completo.

A título personal, te recomiendo saborear la receta de Fuller’s, ya que la considero un gran exponente dentro de este estilo.

 

IPA: aunque se me ha reñido con anterioridad (por parte de algún que otro lector) por incluir las IPA dentro del colectivo Ale, el maestro Mosher no tiene reparos en incluirla dentro de tan extensa familia. De manera que sigo en mis trece, acepto su guía como aprendizaje y difundo sus enseñanzas.

Las Indian Pale Ale evolucionaron de las conocidas como ale October cuyo destino era la India (colonia británica, con muchas gargantas por saciar). En torno a finales del S. XIX, los cerveceros de Burton-on-Trent readaptaron este tipo de cerveza, creando una variedad más seca y fresca que la original, cuya tendencia ha llegado a nuestros días.

Actualmente hay muchas versiones de las IPAs (algunas más lupuladas que otras) y todas interesantes para ser catadas. Te recomiendo entrenar en paladar antes de saborearlas si eres neófito/a en el asunto.

 

Temperatura de la cerveza

 

FERMENTACIÓN ESPONTÁNEA: llegamos al puro ácido. Una propuesta un tanto extraña a simple vista, aunque trae consigo un extenso colectivo de seguidores. Ácida y seca, suele asimilarse sus características con la sidra. Su mayor exponente son las conocidas como Lambic y, como te avancé al inicio del artículo, tres son sus variedades:

Faro (cerveza joven, sin fermentación en botella), Lambic (envejecidas en botella y con un año de reposo mínimo) y Gueuze (mezcla de Lambics de entre uno y tres años de reposo). Se recomiendo servirla en torno a los 4,5º y 10º aproximadamente.

 

El tiraje ideal para cada ocasión

 

Hemos mencionado la temperatura de servicio ideal para cada familia y algunos de los estilos más famosos de cada. Sin embargo, el tiraje también resulta fundamental para disfrutar de una buena cerveza. El producto puede verse afectado si no está bien servido, y lo lamentaremos.

Con ello, me ha parecido interesante mostrarte algunos de los tirajes más curiosos y populares dentro del mundo cervecero, a modo de curiosidad, para cerrar mi aportación. ¡La cerveza bien lo vale!

 

Temperatura de la cerveza

 

Internacional: el más utilizado en espacios cerveceros y entre consumidores. Supone lograr una capa de espuma entre 1,5 y 2,5 cm aproximadamente. La técnica no es demasiado complicada ni extravagante; todo es práctica. Inclina el vaso unos 45º y precipita la cerveza por el borde del recipiente. Posteriormente, coloca el vaso en posición vertical para generar la espuma deseada.

 

Chope: natural de Brasil y que desconocía. Consiste en servir una cerveza tipo Pils en un vaso tipo caña y muy fría, incluso bajo 0º en ocasiones. Se trata de un procedimiento exclusivo para grifos, utilizándose un instrumental especial, denominado creamer.

Los barriles se encuentran a temperatura ambiente y el producto es enfriado gracias a un serpentín, antes de alcanzar el propio cañero. El resultado, tras realizar dicha técnica, permite una menor carbonatación en la cerveza.

 

Tiraje Nitro: muy popular gracias a la empresa Guinness, la cual busca conseguir una cremosa espuma, a semejanza de la tradicional ale. Su grifo es especial y destinado a tal finalidad.

Si bien la marca irlandesa vende latas con el preparado dispuesto para lograr tal fin (y evitarte la compra de un grifo especial), recientemente la cervecera Althaia Artesana ha sacado su versión con nitro: Cap Negret, la cual te recomiendo por entero.

 

Visualizar esta foto no Instagram.

 

Uma publicação compartilhada por Mister Cervecero (@mistercervecero) em

 

Tiraje belga: para una cerveza bendecida, una técnica precisa. En verdad existen muchos tipos de cerveza belga, incluso algunas traen consigo fuerte carbonatación de serie. ¿Cómo proceder entonces? Enjuagando el vaso previamente, procede a servir cuidadosamente la cerveza en el interior de la copa, procurando dejar el poso (común en las cervezas belgas) en el interior de la botella.

 

Tiraje Hefeweizen: Como señala Randy Mosher; el tiraje es algo teatral, aunque interesante, no lo discuto. Consta de tres procesos, con el vaso completamente vertical: primero hay que servir la cerveza dejando que se produzca espuma. Luego se deja reposar y entonces se vuelve a repetir el tiraje hasta alcanzar el nivel preciso.

Una curiosa manera de servir cerveza que, por otro lado, no dejará de sorprender al espectador/a que lo contemple.

 

Llegamos al final del artículo. En mi deseo está el haber podido picar tu curiosidad y ayudado a introducirte dentro de este mundillo tan curioso. No dudes en preguntar y/o comentar aspectos que hayan resultado de tu interés, así como ampliar información en los comentarios. Los debates son una manera sorprendente para profundizar, ampliar y asentar conocimientos.

Con todo, me despido (por el momento). Un saludo y ¡a cervecear con responsabilidad!

 

Referencias:

 Mosher, R. Cómo catar la cerveza: la guía del entendido sobre la mejor bebida del mundo. Ed. Omega

The Beer Times: Temperaturas de servicio adecuadas para cada tipo de cerveza

Beer and Trips: ¿A qué temperatura se sirve la cerveza artesana?

Del grano a la copa: La temperatura ideal para cada cerveza.

Perfil del autor

Javier Cameno
Javier Cameno
Javier Cameno (cantabro cervecero)
Prescriptor Cántabro
Adm. El Portal de la Cerveza
RRSS: Instagram (cantabro_cervecero)
Facebook (cantabro cervecero)
Twitter (@portal_cerveza)