Como norma general, ante la llegada inminente del frío buscamos métodos para calentar el cuerpo y frenar sus naturales efectos adversos.

Ejemplos como los platos de cuchara, infusiones o chocolates a la taza se han convertido en remedios cercanos para entrar en calor.

Los amantes del fermentado producto que aquí tratamos, no somos menos y ampliamos con un remedio cervecil para las intensas noches invernales: hablamos, por tanto, de los estilos Porter y Stout.

Aunque el invierno trae consigo diferentes recetas para la ocasión, es todo un placer poder saborear tan oscuro elemento, al amparo del hogar y maridarlo con lectura, película o, inclusive, junto a los amigos en el establecimiento acostumbrado.

Por ello, vengo a presentarte sus curiosidades, características, variedades y placeres: ¡no dejes que las témporas te nieguen el placer por cervecear!

 


 

Porter y Stout

 

Seguro has escuchado en alguna ocasión estos términos: dos tipos de cerveza que acostumbran a enamorar a las gargantas que buscan un placer más intenso en el trago y la tranquilidad para degustarlo.

 

Para mí, lo mejor de Amager : La Santa Muerte, Imperial Honey Stout.

 

El consumidor/a de tales variedades admira la explosión de sabor en boca, resultando una propuesta recomendada para reuniones y encuentros de importancia (formales e informales). 

Vayamos más allá:

 

 ¿Qué son y cómo surgen?

 

Se trata de un tipo de cervezas en tono oscuro con notas a chocolate o café, fruto de las maltas tostadas que se utilizan para su elaboración.

En el caso de las Porter, su origen histórico se localiza en plena revolución industrial (S. XIX).

Su nombre viene de los porteadores de los mercados londinenses, quienes buscaban un tipo de cerveza que reconstituyera sus fuerzas (Tim Hampson, 2014).

Las Porter se hicieron populares, por tanto, en pubs obreros británicos, para recuperar fuerzas, descansar y socializar. ¡Como en nuestros días!

Diferente es el caso de las Stout. Para muchos profesionales y amantes de la cerveza, el estilo Stout deriva de la Porter. O como menciona James Morton en su libro Brew: fabrica tu cerveza propia (Ed. Librooks, 2017):

 

Todas las Stout son Porter, pero solo las Porter más fuertes son Stout.

 

 

Un ejemplo de ello es quizás, una de las empresas más conocidas y populares del sector cervecero mundial: Guinness.

A inicios de la Rev. Industrial, su fundador decide transformar este tipo de cerveza para crear una cerveza más tostada y seca.

Nace con ello la stout irlandesa, con Arthur Guinness en vanguardia.

Son varios los estilos de Stout actualmente en el mercado, pues los límites de la cerveza los pone cada elaborador.

Te presentaré tres estilos que son bastante populares:

 

 


 

  • 1. Oatmeal Stout: también llamada stout de avena, por el 30% de avena que lleva en su receta. Sufrió un periodo de olvido por parte de la población consumidora, hasta que la empresa cervecera británica Samuel Smith Brewery la resucitó para elaborarla en pequeños lotes.  Se consume sobretodo en el Reino Unido y Norteamérica.

 

 


 

  • 2. Imperial Stout/ Stout Imperial: para muchos de nosotros, el crudo más puro sobre la faz de la tierra (¿pozos petrolíferos de Arabia y Emiratos? ¡pamplinas!). Se caracteriza por un aspecto oscuro y completamente opaco (haz la prueba con una linterna o foco de luz). Por norma general no produce casi gas, siendo la delicada película que cubre su superficie, de un color beige.

 

La Imperial, trae protagonismo en la historia por considerarse un estilo consumido por familias monárquicas, como la dinastía inglesa o la rusa.

Dentro de dicho estilo, y a propósito de la dinastía zarista comentada, existe un sub-grupo catalogado como Russian Imperial Stout (del cual soy fiel seguidor).

Tiene su origen en el famoso Pedro I el Grande quien, según las leyendas, quiso tener en sus bodegas de palacio de forma constante las Porter consumidas en Inglaterra.

Pero al estropearse el primer envío a San Petersburgo (por las drásticas condiciones climáticas y las dimensiones del viaje), los fabricantes ingleses tomaron la decisión de aumentar la cantidad de alcohol y lúpulo en la receta original.

Eso hizo con que  llegase en perfectas condiciones para el disfrute del emperador.

De una u otra forma, es reconocida su exportación desde el S. XVIII en adelante al Imperio Ruso, pues gargantas reales como la de Catalina la Grande acostumbraban a disfrutarla.

 

Si te interesa el tema, puedes ampliar más información en el artículo de The Beer Times: La historia del estilo Russian Imperial Stout .

 


 

  • 3. Sweet Stout: también conocida como stout dulce, se hizo bastante popular a finales del S. XIX y principios del S. XX.  Se la consideró como un complemento nutricional por parte de los profesionales de la medicina, en especial para las madres que habían dado a luz y como reconstituyente para personas de salud débil.

 

Sweet Stout de Samuel Smith. Vía Youtube

 

Esto se debe a que las recetas originales contenía un porcentaje láctico, así como una relajada proporción alcohólica.

Por ser dulce y apetecible, se volvió ideal para cualquier público.

Actualmente su consumo sigue siendo popular, caracterizado como cream stout.

 

 

 


 

¿Y maridaje?

 

No podríamos entender una cerveza sin un plato, ración o tapa apropiada ¿verdad? La cerveza negra no es menos y permite sabrosas combinaciones, siempre a gusto del consumidor/a.

Así, por ejemplo, la Porter saca lo mejor de sí junto a carnes y pescados ahumados. Salchichas, hamburguesas y demás propuestas llevadas a cabo en barbacoas también son buenos acompañantes, algo muy popularizados entre el público cervecero.

Tampoco se ha de olvidar el queso. Por mi experiencia, vaca y cabra son ejemplos lácticos que sacan la mejor cara al tipo de cerveza que tratamos. Incluso de postre, prueba con mousse de frutas o chocolate.

Las Stout amplían algo más el abanico de posibilidades.

Helados, galletas y dulces de frambuesas o frutas del bosque te harán percibir un juego de sensaciones increíbles.

 


 

¡Tú pones los límites! La experimentación juega un papel importante en cuanto a la elección del maridaje perfecto. Prueba, cata y anota los resultados de tus pruebas.

Sirva este artículo como inicio para soltar tu curiosidad. ¡Y a cervecear con satisfacción durante las horas gélidas del invierno!

Con tal reflexión me despido. ¡Salud!

 

Perfil del autor

Javier Cameno
Javier Cameno
Javier Cameno (cantabro cervecero)
Prescriptor Cántabro
Adm. El Portal de la Cerveza
RRSS: Instagram (cantabro_cervecero)
Facebook (cantabro cervecero)
Twitter (@portal_cerveza)